El álbum de las voces de Sodupe

EL GRUPO MUSICAL AHOTSAK EDITA UN LIBRO DE FOTOS CON UN CD PARA CONMEMORAR SUS BODAS DE PLATA
UN REPORTAJE DE ELIXANE CASTRESANA - Martes, 1 de Noviembre de 2016 

CANCIONES, recuerdos de conciertos y eventos a los que han unido sus voces a lo largo de medio siglo quedan registrados para la posteridad en el libro de el grupo de música folk Ahotsak, de Sodupe, ha editado para conmemorar sus bodas de plata en el mundo artístico. Con “aire vintage” y una factura “de lujo”, según cuenta Alberto Irazabal, uno de los componentes de Ahotsak, la publicación representa “el proyecto de mayor calibre de nuestra historia”.
Completa el recorrido por la trayectoria del grupo el CD que incorpora el libro, con “seis temas inéditos grabados con la orquesta de cámara Kuraia de Bilbao en el conservatorio Andrés Isasi de Las Arenas, mientras que la parte vocal se realizó en un estudio”. Lucía García, Iñigo Zubizarreta, Arantza López, Roberto Perdiguero, Raquel Urkijo y el propio Alberto Irazabal continúan actualmente con la senda musical por la que empezaron a transitar hace 25 años, orgullosos de lo conseguido. “Echando la vista atrás vemos que hemos hecho cosas interesantes desde la humildad de un grupo musical de Sodupe”, asegura. “Cuando sacamos el primero de nuestros cinco discos actuamos en ETB, con motivo del vigésimo aniversario, en Telebilbao y hace dos años, en Tele 7. Además, hemos colaborado con artistas como Kepa Junkera”, detalla.
En todo este tiempo se han mantenido fieles a su estilo, “a semejanza de los grupos de los años setenta y con influencia de sonidos étnicos”, sin dejar de participar en el ambiente cultural de Sodupe, el núcleo urbano más poblado del municipio de Güeñes. Las canciones de Ahotsak se escuchan en Navidad o las fiestas de San Lorenzo, que se celebran en agosto.
Las fotografías incluidas en el libro muestran escenarios conocidos en Enkarterri como el Klaret Antzokia de Balmaseda, caseríos de Güeñes o el río Kadagua a su paso por Sodupe que les han servido para ilustrar sus trabajos discográficos. Pero también han llevado su música fuera de la comarca. “Hay días que son mágicos y cuando estamos a gusto se nota”, dice Alberto. Habla de la actuación en Santoña durante un festival de folklore de los pueblos “en el que los aires de Ahotsak encajaron “muy bien”. Por eso hay imágenes de aquel día en el material gráfico que han querido compartir.
UN AÑO DE TRABAJO En recopilar las imágenes, ordenarlas por orden cronológico, seleccionar las que formarían parte del libro y escribir un pequeño texto para contextualizarlas, junto con el trabajo de edición y la grabación de las seis canciones de regalo han invertido aproximadamente un año. “No ha resultado fácil coordinar a un equipo de veinte personas, entre nosotros mismos, la orquesta de cámara, estudio de grabación, imprenta y editorial”, afirma Alberto.
Sin embargo, leer el libro ya terminado les ha emocionado. “Queda este recuerdo tan bonito, entrañable, porque independientemente de que nuestras canciones gusten o no, estamos contando nuestra historia”. Un relato abierto a más páginas.